Miedo: amigo o enemigo

790

Usualmente vemos al miedo como algo que debemos de quitarnos, algo que nos estorba, sin embargo pocas veces nos detenemos a preguntarnos para que existe el miedo.

Ante el miedo, el ser humano se prepara para huir o protegerse, ya que es la función natural de esta emoción. Nuestro cuerpo se pone en alerta y comienza a generar sus propias defensas: el corazón se acelera, los músculos se tensan y la sangre se dirige con rapidez hacia las piernas para facilitarnos la huida.

Cuando esta emoción se desequilibra en el exceso crea parálisis y encontramos a las personas, que no pueden ni salir de su casa por temor a la “inseguridad del mundo”, o simplemente nunca le llegan a la chava o chavo que le gusta por “temor”. Exagerando esto aún más entran las fobias y los temores que ya no son funcionales, y es donde el mecanismo natural del cuerpo parecería que se pone en nuestra contra ya que podemos percibir grandes amenazas donde quizá no existen.

En contraparte la ausencia del miedo crea insensibilidad, y encontramos a las personas que todo les da igual y que constantemente buscan ponerse en riesgo, ya sea manejando a velocidades muy altas o practicando deportes extremos sin protección.

miedo

El miedo también se emplea para describir la incertidumbre que existe en la vida misma, mucho más en nuestra época actual, ya que regularmente la estabilidad y lo predecible nos da la sensación de seguridad y al verse éstas amenazadas sentimos miedo.

La valentía consiste en poder continuar a pesar del miedo, no se trata de dejar de sentirlo, se trata de saber que hay cosas por las cuales vale la pena atravesarlo al tener un objetivo claro, importante y significativo para ti. Lo difícil es encontrar estos objetivos más grandes que el miedo, por lo regular son los que involucran a otras personas, siempre generando un bien mayor, superar un miedo para beneficiarte a ti y a los demás.

El miedo no desaparecerá afortunadamente, pudiendo empezar a ver al miedo como una parte natural de ti mismo y no como un impedimento, ya que el miedo es un recurso de supervivencia que nos apoya a conocernos a nosotros mismos, al preguntarte para qué se presenta o por qué en ese contexto y así alcanzar a ver tus reales barreras.

De esta forma el miedo se vuelve un aliado el cual te apoya a detenerte para conocer más de ti mismo, pudiendo trascender cada vez más tus obstáculos que en ocasiones pueden ser ficticios, para conocer tus miedos más profundos.

PSIC. EDMUNDO ALARCÓN.
Licenciado Psicólogo Especialista en Desarrollo Humano, Psicoterapia Individual, y Grupos con enfoque Gestalt.
Consultas o cualquier duda llamar a: 55-17-05-77-13

Comments

comments