¿Que sigue después de la reforestación?

1215

Cada año nos enteramos de que algún gobierno, empresa, organización social y ciudadanos comunes organizan actividades de reforestación. En algunos casos tenemos la fortuna de ser convocados a esta noble actividad que consiste en plantar nuevos árboles en parques y áreas naturales con el propósito de recuperar superficies arboladas, para intentar contrarrestar los efectos de la contaminación, para filtrar agua al subsuelo, para regular el clima, etc.

La característica principal de estas Jornadas son la participación entusiasta de mucha gente, gracias a ello casi siempre se consigue el objetivo de plantar muchos árboles en muy poco tiempo. Además los participantes se llevan una experiencia de contribución al planeta y de conciencia ecológica, pero la alegría dura pocas horas, terminando en un grato recuerdo en la mayor parte de los casos. En cuanto a los árboles plantados mueren el 95% de ellos; la razón: Falta de seguimiento o de mantenimiento.

Debemos preguntarnos si realmente conocemos el tiempo y recursos que se invirtieron en producir ese árbol pequeño y si queremos que nuestra labor durante una plantación no sea infructuosa.
Por otra parte debemos de considerar también que ante la tala inmoderada y el crecimiento urbano los bosques y parques urbanos ya no mantienen la humedad tanto como antes, por lo tanto, los árboles pequeños tienen mucha dificultad por sobrevivir y ya no pueden depender solo de la temporada de lluvias.

Si buscamos “Re-forestar” o “volver a hacer bosque” necesitamos asegurarnos que así sea e incluir en los planes la consecuencia de una reforestación que es el “mantenimiento forestal” o seguimiento a la plantación, con el objeto de que esta sea exitosa con la sobrevivencia del mayor número de árboles.

En pocas palabras debemos darles una ayudadita a los arbolitos en tiempos de sequia e incendios realizando las siguientes acciones:
1. Riego de auxilio: Una vez por mes a partir de Noviembre y hasta abril.
2. Cajeteo: Conformar un bordo de tierra alrededor del árbol para retener agua.
3. Colocación de piedras: Con esto se mantiene la humedad y en caso de incendio se corta el fuego.
4. Desmalezamiento: Eliminar Hierba y pasto seco que pudiera acrecentar fuego cerca del tallo.
5. Levantamiento de Copa: Consiste en la poda técnica de ramas bajas para evitar sean alcanzadas por un incendio. Estimula el rápido crecimiento del árbol.
6. Colocación de tutores: Se utilizan como soporte o indicador de árbol nuevo en zonas donde transita mucha gente.

Afortunadamente cada día aumenta la gente que regresa a asistir a sus árboles durante su crecimiento pero aún son esfuerzos individuales o de grupos pequeños. Es necesario que los grandes organizadores de actividades de reforestación consideren acciones de mantenimiento meses después y que de igual manera cuenten con participación de público voluntario y así garantizar la efectiva recuperación de las áreas verdes.
Como podemos ver: No solo debemos plantar un árbol, sino tenemos que cuidarlo durante algún tiempo. Así que hay que echarles su regadita de vez en cuando!

Por: Alejandro Garcia Pérezimage

te invitamos este 14 de noviembre a que nos acompañes al Cerro de Moctezuma a cuidar los árboles que ahí se han plantado, solo tienes que llevar un garrafón con 10 litros de agua para regar, y ahí podrás disfrutar de, música limonada y hasta clase de yoga pero sobre todo de una excelente convivencia con tu comunidad y la satisfacción de ayudar al planeta. ¡Te esperamos!

Comments

comments