Colonos de La Florida: culpables de crisis institucional.

619

Por: Miguel Alvarez Alcazar
Lic. Ciencias Políticas y Administración Pública.

Como Cientista Social en innumerables ocasiones me he realizado la simple y llana pregunta ¿Por qué ya nadie se identifica con las instituciones? ¿Sean gubernamentales, civiles o incluso la más triste, familiares?

Se han escrito cientos y cientos de páginas, muchas veces por académicos consumados tratando de explicar por qué es que ya no respetamos el más mínimo ápice de autoridad y por qué nos dejó de interesar el relacionarnos unos con los otros para perseguir el beneficio propio egoísta. Tal vez Castoriadis se equivocaba cuando culpaba al neoliberalismo por este problema, y aparentemente Sartori tampoco tuvo éxito al culpar a la televisión creadora del videoniño sin valores.

Tal vez debemos de mirar hacia nosotros mismos, seres humanos, y culpar a adultos egoístas urgidos de poder por estos problemas, y sustento mi idea en lo siguiente:

La semana pasada leí en un artículo publicado en un periódico de distribución gratuita bien conocido en Naucalpan, el cual estaba escrito con un lenguaje ofensivo y un discurso al mero estilo de Nicolás Maduro; se criticaba la rehabilitación de la policía montada naucalpense y su inserción en el fraccionamiento residencial de La Florida.

Espero muchos de los lectores lo habrán leído así que me permitiré responder como ciudadano a lo que la supuesta, pero poco representativa, asociación de colonos escribió:

En primera se desprecia en el comunicado a la policía montada Naucalpense como “caballos desmedrados y jinetes escuálidos semi-uniformados” y aún más preocupante como “bestias” a los caballos; todos tenemos derecho a dar nuestra propia opinión, vamos en eso consiste la democracia, pero lo que me parece preocupante es que una asociación “civil” pierda su carácter cívico para insultar y descalificar a simple vista a alguien por sus características físicas ¿o llamarles semi-uniformados por que no ostentan el porte de la guardia suiza? Esta no es crítica constructiva, es mera ofensa a seres humanos iguales a nosotros.

Pero que podríamos esperar después de llamar a los animales que siempre han formado parte de la estructura social “bestias”, cuando estos, probablemente sean más fieles y serviciales que muchos miembros de dichas asociaciones.

En segundo lugar se menciona que la policía montada es algo de la época colonial, algo de “ultratumba”, retrograda e ineficiente para la seguridad urbana; sin embargo estas declaraciones son un monumento a la ignorancia, pues basta con estudiar levemente casos de primer mundo (Canadá, Estados Unidos, España, entre otros.) para darse cuenta que uno de los recursos más eficientes y reconocidos con los que se puede contar en el combate contra la delincuencia en las metrópolis es precisamente una Policía Montada.

Bajo esos argumentos reprobables entonces pidan que se saquen a los perros policías de las aduanas, pues son bestias; de las investigaciones oncológicas para la detección temprana, pues las bestias son para el encierro; de nuestras casas, por que sus desechos son nidos de “Fauna nociva”.

Por favor esto es ignorancia, la zona residencial de Naucalpan posee diversos callejones, puentes peatonales, andaderos y áreas verdes donde tener a una policía montada es la alternativa más práctica y eficiente a la cual podemos aspirar, no necesitamos las tecnologías más avanzadas para lograr la seguridad si no las que den resultados, (aprobadas como mencione en países de primer mundo)…ya que si insisten y quieren tecnología regresemos a los ridículos botoncitos de emergencia de la anterior administración que no sirvieron para absolutamente nada y además tuvieron un costo…

Por último el comunicado da escenarios ficticios como “¿Quién pagara los platos rotos cuando un niño en bicicleta o un corredor matutino sea arrollado por esas bestias” y aquí me remitiré a únicamente colocar una placa conmemorativa al ya construido monumento a la ignorancia; la palabra arrollar deriva del latín rotulus ‘cilindro’ y pertenece a la familia etimológica de RUEDA; así que cuando usted menciona que un caballo puede “arrollar” a alguien le está montando llantas 4×4 a un hermoso caballo (no una bestia) y lo echa a andar como locomotora sin frenos. Y así es como la supuesta cultura con la cual arrogantemente se redacta este comunicado queda reducida a una pila de polvo y de argumentos inválidos.

Pero al final la señora “presidenta” Lourdes Valdés, aventó la piedra y escondió la mano tras el nombre de asociación de colonos, y esto responde mi duda existencial.

El problema por el cual ya nadie cree en las instituciones, aunque sean civiles, es porque nos han decepcionado sin parar, porque vemos a personas de 80 años junto a un grupo no mayor a una docena decir que nos representan a todos, porque se proclaman lideres por aquí y por allá sin haber hecho nada que merezca gloria u honor, porque en cada bendita esquina de Naucalpan de Juárez un loco sin pena ni gloria se quiere dar a conocer diciendo que habla por todos nosotros, porque la ineptitud acompaña a las palabras de los mismos.

Vendrá un momento en que las instituciones como la suya “presidenta” Lourdes Valdés no tengan un solo seguidor, un día donde no habrá ninguna luz a la cual seguir, pues por causa de personas así se perderá la confianza a todos, un día donde por culpa de los falsos líderes, abusando del discurso y actuando poco, todos nos quedemos en las penumbras de la desesperanza de cambios reales.

Miguel Alvarez Alcazar
Lic. Ciencias Políticas y Administración Pública.

Comments

comments